Indemnizan a vecinos por ruidos de fiestas patronales

Indemnizan a vecinos por ruidos de fiestas patronales

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid condena a indemnizar a varios vecinos por los ruidos de las fiestas patronales

Esta recientísima sentencia de noviembre de 2018, es consecuencia del recurso de apelación que un Ayuntamiento de la Comunidad de Madrid presentó contra una sentencia de instancia en la que se le obligaba a indemnizar a once vecinos con 4.500 € y a uno con 6.750 €, aunque esta última fue rebajada a la misma cantidad que sus sufridos convecinos.

El TSJ rechaza eliminar la indemnización reconocida en la instancia a unos vecinos por la ubicación y desarrollo de las fiestas patronales en la puerta de su vivienda, y aunque también rechaza la petición de que las sucesivas fiestas patronales u otras organizadas por el Ayuntamiento, tengan lugar en una ubicación adecuada, distinta a la de su domicilio, insta al Ayuntamiento a adoptar las medidas necesarias para asegurar que los niveles de ruido, en tales eventos, no superan, en momento alguno, los límites legalmente establecidos.

La cantidad, prudentemente fijada en 500 euros por día, por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 22 de Madrid, resulta razonable y ajustada a la intensidad del ruido padecido porque las mediciones arrojaron resultados de casi el doble de los valores normativamente permitidos, ello aun cuando los afectados no estuvieran en sus domicilios durante todos los festejos, porque ante un nivel de ruido intolerable es lógico que decidieran abandonar sus viviendas.

El Tribunal da en parte la razón al Ayuntamiento y rebaja la cuantía de la indemnización reconocida a uno de los vecinos porque el solo hecho de padecer epilepsia no permite presumir que sus padecimientos fueran mayores.

Sobre la pretensión de que se reconozca del derecho a que la celebración de próximas y sucesivas fiestas tenga lugar en ubicación adecuada, y a que se prohíba la instalación de casetas, carpas, escenarios u otras estructuras o instalaciones similares, explica la sentencia que no se puede acceder a tal pretensión porque no pueden los Tribunales inmiscuirse en el ámbito de la actuación administrativa, so pena de invadir la discrecionalidad reconocida a la Administración Local.

No obstante instan al Ayuntamiento a tomar las medidas necesarias para asegurar que los vecinos no sufran inmisiones sonoras que superen los niveles de ruido permitidos, porque la Administración no puede menoscabar el derecho de los ciudadanos a no ser sometidos a unos niveles de contaminación acústica superiores a los límites legalmente establecidos.

En Casajuana Abogados hemos llevado muchos procedimientos por sanciones por ruidos, tanto en el lado del emisor, cuando la sanción era desproporcionada, como en el del particular que los sufría, ya sea entre particulares o con una administración pública de por medio, que suele estar, ya que lo primero que se hace es denunciar a la Policía Local, quien toma mediciones de los decibelios emitidos, por lo que, de superarse, se debe sancionar. Si no se hace, la administración tiene una culpa in vigilando, pero también in negligendo, por no tomar las medidas sancionadoras correctoras de una situación tan molesta, a pesar de ser conscientes de su existencia.

Más información: «Contaminación acústica por ruidos«

About the Author:

Abogados Administrativos
En Abogados Administrativo nuestros principios esenciales son los de la profundidad en el análisis del Derecho, la calidad en el trabajo profesional y en la relación con los clientes, la capacidad de innovación, la honestidad, el respeto a las reglas éticas y deontológicas. En resumen, la búsqueda de la excelencia en todos los niveles de nuestra actividad profesional.

2 Comments

  1. Avatar
    Pedro Perez 21 febrero, 2019 en 10:40 am - Responder

    A veces no nos damos cuenta de lo que determinadas festividades patronales pueden llegar a afectar a los vecinos de una zona en concreto del pueblo o ciudad. Por mucho que una festividad tenga una durabilidad de X días pueden llegar a ser un auténtico tormento para estos vecinos que por suerte o por desgracia viven en una zona céntrica o donde se desarrollan gran parte de estas fiestas patronales. Como muy bien se ha detallado, cuando existe un «daño» por ruido, lo primero que ha de hacerse es denunciar el hecho ante la Policía Local, ellos ya deciden y miden los decibelios emitidos, si estos son excesivos y sobrepasan a lo regulado se sanciona. Muy interesante el artículo. Un saludo

Deje su comentario